Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
imagen
¿Qué es el mantenimiento preventivo?

 

El mantenimiento preventivo se enfoca en la verificación de los sistemas de automoción para que funcionen adecuadamente, tales como:

  • · Motor
  • · Transmisión
  • · Frenos
  • · Suspensión
  • · Dirección
  • · Sistema eléctrico

Los fabricantes recomiendan que estos sistemas sean probados con regularidad para asegurar la óptima salud de tu vehículo y una larga vida.
¿Porqué hacer el mantenimiento preventivo en GRUPO MANSILLA el Taller Oficial CHEVROLET?

 

Los técnicos de GRUPO MANSILLA son los que mejor conocen tu vehículo, cuentan con herramientas especiales de última generación diseñadas para cada modelo de Chevrolet.


  • GRUPO MANSILLA te brinda seguridad y confianza para conducir tu vehículo
  • garantizando todos los trabajos realizados.

Eficiencia de combustible

El consumo de combustible suele ser una de las variables a tener en cuenta al momento de decidir la compra de cualquier vehículo, buscando siempre la manera de hacer rendir de la mejor forma cada litro. Para eso te ofrecemos diez prácticos y sencillos consejos con la finalidad de optimizar el consumo y ahorrar dinero.

 
 
Formas de ahorrar combustible
 
01. Manejá dentro de los límites de velocidad. Usá el control de velocidad crucero, si tu vehículo cuenta con esa opción. Los límites de velocidad están calculados para la máxima seguridad, y también te recompensarán con el máximo rendimiento de combustible. Podés obtener hasta un 20% más de kilometraje conduciendo a 90 km/h en lugar de a 115 km/h. 06. Cargá combustible cuando la temperatura ambiente esté baja. Las temperaturas más frescas de las primeras horas de la mañana o de las últimas horas de la tarde generan menor evaporación.
02. Manejá a velocidad constante. Evitá los frenados súbitos. Las aceleraciones rápidas queman más combustible y los frenados rápidos también. Sacá el pie del acelerador lentamente antes de detenerte en un semáforo o una señal de parar. 07. No cargues hasta el borde. Cuando cargues combustible, detenete cuando la manguera corta automáticamente. Y recordá que el tanque necesita el combustible y los gases acumulados, por lo tanto asegurá la tapa luego de cada carga.
03. Evitá los embotellamientos y las horas pico de tráfico. A pesar de que tu vehículo no esté en movimiento, sigue consumiendo combustible, casi cuatro litros por hora si el vehículo tiene un gran motor. Por lo tanto, los embotellamientos se deben evitar, si es posible. 08. Utilizá el combustible del octanaje correcto.
04. Si estás manejando a baja velocidad, abrí las ventanas. Usá el aire acondicionado en carreteras únicamente. En la ciudad, apagá el aire acondicionado y bajá las ventanas. En carreteras, las ventanas abiertas producen una disminución de rendimiento a 65 km/h o más, por lo tanto mejor utilizá el aire acondicionado. 09. No aceleres en una subida. Subí la velocidad antes de una pendiente y mantenela en la subida. Soltá el acelerador en la pendiente hacia abajo para ahorrar más combustible.
05. Llevá solo lo necesario en el baúl. El peso adicional en tu vehículo afecta negativamente el ahorro de combustible. 10. Evitá llevar cargas sobre el techo, pues es necesario mucho combustible para superar la resistencia al viento. Si es inevitable, utilizá un portaequipajes aerodinámico para minimizar el peso.

Consejos adicionales de nuestro equipo:
 
01. Cambiá el aceite del motor utilizando el tipo de aceite recomendado. 09. Limpiá o reemplazá los inyectores de combustible sucios o que no funcionen adecuadamente.
02. Verificá y cambiá el filtro de aire.
10. Inspeccioná o reemplazá las bujías y los cables correspondientes si es necesario.
03. Inspeccioná el filtro de combustible y, si fuese necesario, reemplazalo. 11. Verificá el escape y cambiá el convertidor catalítico si es necesario.
04. Utilizá la presión de los neumáticos recomendada en las especificaciones. 12. Examiná el sistema de recirculación de gases de escape.
05. Inspeccioná y limpiá el sistema de entrada de aire. 13. Verificá la transmisión automática y controlá los niveles de fluido adecuados.
06. Inspeccioná y ajustá los frenos adecuadamente. 14. Inspeccioná y limpiá las bobinas de encendido y sus conexiones.
07. Inspeccioná la dirección hidráulica y realizá una alineación de la dirección si fuese necesario. 15. Examiná o reemplazá las mangueras de vacío rajadas o rotas.
08. Alineá la suspensión delantera. 16. Realizá un chequeo de diagnóstico de problemas almacenados bajo códigos en la computadora de tu vehículo que indican sistemas con problemas de funcionamiento.
 
Recomendacion de GRUPO MANSILLA el Taller Oficial CHEVROLET

Con el fin de manejar con seguridad tu vehículo, debés seguir las siguientes precauciones de seguridad: Maniobras seguras, luces apropiadas, inspecciones a tu vehículo antes de salir de viaje.


Abrochate el cinturón
El consejo más importante para que tu familia esté segura durante el recorrido es usar siempre los cinturones de seguridad, así como los asientos de seguridad apropiados para los niños. Los niños estarán seguros en el asiento trasero y en el asiento apropiado para bebé o niño, o con el cinturón de seguridad adecuado para su tamaño y edad. Nunca coloques un asiento de bebé (de esos en los que el bebé queda mirando hacia atrás) en el asiento delantero de un vehículo equipado con airbag.

¡Poné ambas manos sobre el volante!
El conductor siempre debe tener las dos manos sobre el volante. El mejor lugar para colocar las manos es en la posición del reloj de las nueve y quince, que otorgan un mayor control en el manejo.

Maniobras rápidas
Al hacer una vuelta rápida para evitar golpear un objeto en tu camino, antes de doblar asegurate de mirar en la dirección hacia la que querés doblar para comprobar que el camino esté libre.

Encendé las luces nocturnas
Si tu vehículo viene equipado con luces para manejo diurno, en condiciones de lluvia también utilizá tus luces de noche. Aún si tu visibilidad es buena, otros conductores podrán ver mejor tu vehículo.

 
¿Cómo hacer frente a las emergencias?

Si tenés un botiquín de primeros auxilios, asegurate de que ninguno de estos artículos se encuentren en botellas o recipientes de vidrio: de ser así, cambialos por recipientes plásticos con tapas bien selladas.

Tu botiquín de primeros auxilios debe tener:

  • Gasas absorventes
  • Apósitos adhesivos
  • Cinta de tela adhesiva
  • Sobres con pomada antibiótica
  • Paños de limpieza antisépticos
  • Un tubo de aspirinas
  • Una pieza de tela
  • Resucitación Boca a boca (válvula unidireccional)
  • Gasas frías instantáneas
  • Un par de guantes que no sean de látex
  • Sobres con pomada de hidrocortisona
  • Tijeras
  • Rollos de vendaje
  • Gasa esterilizada
  • Termómetro oral (que no sea ni de mercurio ni de vidrio)
  • Vendajes triangulares
  • Pinzas
  • Manual de primeros auxilios

Juego de herramientas del vehículo

  • Destornillador
  • Pinzas
  • Un juego de llaves inglesas de buena calidad.
  • Cinta adhesiva para mangueras
  • Cinta adhesiva para cables eléctricos
  • Linternas con pilas de repuesto
  • Extintor de incendio
  • Un juego de cables para establecer un puente entre la batería descargada y otra cargada.
  • Asegurate de tener un gato para levantar el coche, una llave cruz en el vehículo,
  • y que la rueda de auxilio esté inflada con la presión correcta.
 
Consejos de viaje

 

Nadie quiere problemas con el auto para arruinar el viaje. Un poco de planificación siempre ayuda en este caso, así vos y tu familia pueden disfrutar de un viaje divertido y seguro. Asegurate de realizar antes de salir una inspección mecánica en cualquiera de nuestros concesionarios o talleres autorizados de Chevrolet.

Antes de salir, asegurate de:

  • Dirigirte a un concesionario o taller autorizado Chevrolet y que un técnico especializado realice una inspección en tu vehículo antes de salir de viaje. El técnico puede verificar los cinturones de seguridad, mangueras, frenos, luces, parabrisas, limpiaparabrisas, aceite y refrigerantes.
  • Siempre llevá con vos un gato, una llave de doble pin y otras herramientas en caso de un pinchazo.
  • Comprobá la presión de los neumáticos, incluida la rueda de auxilio.
  • Llevá una linterna con pilas de repuesto, balizas de emergencia, gafas de sol y un botiquín de primeros auxilios.
  • Llevá tu licencia de conducir, la documentación del vehículo, las tarjetas de seguro médico de los pasajeros y la tarjeta de seguro del vehículo.
  • Llevá un juego extra de llaves para tu vehículo.
  • Planificá tu ruta y dejá una copia del itinerario a un familiar o vecino.
  • Llevá con vos tu medicación personal y la prescripción médica.
  • Llevá el número de tu médico.
  • Llevá tus lentes o lentillas recetadas.
  • Llevá un teléfono celular o dale indicaciones a un tercero en caso de que necesités llamar a la policía.
  • Realizá todo el mantenimiento y las reparaciones de tu vehículo por lo menos una semana antes de tu viaje (consultá el Manual del usuario para determinar cuándo se deben realizar los procedimientos de mantenimiento).
 
Inspección de las llantas
 
¿Cómo puedo saber si mi vehículo necesita llantas nuevas?

 

El desgaste de las llantas depende de varios factores, incluyendo el modo de conducir y tus hábitos de mantenimiento con las llantas. Revisarlas en el sitio equivocado y los antecedentes de velocidad pueden anular la garantía. Una manera práctica de averiguar que ya es hora de cambiar las llantas es cuando aparecen indicadores de desgaste. Los Indicadores internos de desgaste en una llanta son las bandas de rodadura; estas bandas tienen barras o protuberancias indicadoras de desgaste moldeadas en el fondo de los surcos de la banda de rodadura. Cuando la banda llega a esta barra es hora de cambiar la llanta.

Vos también necesitás llantas nuevas si ...
  • - Podés ver tres o más barras indicadoras de desgaste alrededor de la llanta.
  • - Podés ver el tejido, o tejidos, a través de la goma.
  • - La banda, o pared lateral, está rajada lo suficientemente profunda como para observar hilos o tejidos.
  • - El neumático tiene un bulto o una hendidura.
  • - El neumático tiene un golpe, un corte o cualquier otro tipo de daño que no puede ser reparado correctamente.

Una llanta desinflada o demasiado inflada puede causar:
  • - Desgaste prematuro o irregular.
  • - Un rendimiento malo.
  • - Una menor economía de combustible
  • - Desgaste inusual.
  • - Mal rendimiento de la dirección y de los frenos.
 
Presion de los neumaticos
Maximizá el rendimiento y la durabilidad de las llantas mediante el control y el mantenimiento de una presión de aire correcta. Una regla general buena es que cada 12 º C, la presión cambia casi 1psi hacia arriba cuando la temperatura es alta y 1psi hacia abajo cuando la temperatura es baja. También podés consultar el manual del usuario para verificar la presión recomendada para las llantas de tu vehículo.

Comprobación de la presión de aire
Revisá tus llantas por lo menos una vez al mes, y hacelo cuando estén frías (el vehículo debe haber estado detenido durante tres horas). Leé el manual del usuario para comprobar cuál es la presión de aire recomendada para tu vehículo. Utilizá un manómetro de buena calidad, ya que es algo que el ojo humano no puede detectar: Las llantas radiales pueden parecer que están bien aun estando desinfladas. Comprobá si hay algún objeto en los surcos de la banda de rodadura: podría hundirse en el neumático y provocar pérdida de aire. ¡Y siempre revisá tu llanta de auxilio!


Rotacion Alineacion y Balanceo?

Rotacion de la Llanta
Una vez que cada llanta realiza una tarea diferente (según estén en las ruedas delanteras o traseras y otras circunstancias), tiene diferentes niveles de desgaste. La rotación de las llantas en períodos recomendados extenderá su vida útil y supondrá un desgaste más uniforme. Es importante rotar las llantas de acuerdo con un patrón de rotación correcto: las ruedas delanteras realizan diferentes tareas que las ruedas traseras. Y también un vehículo con tracción delantera realiza diferentes tareas a uno con tracción trasera. Las ruedas delanteras y traseras del vehículo también pueden llevar diferentes presiones. Asegurate de utilizar la presión individual adecuada para cada posición de la llanta.

Balanceo y Alineación de la llanta
No es necesario programar cualquier alineación y balanceo ya que las llantas de los vehículos se han alineado y balanceado en la fábrica. Pero si notás cualquier desgaste irregular en las llantas, o que tu vehículo tira hacia un lado concreto, es posible que necesite una alineación. Si sentís que tu coche está vibrando mientrasmanejás sobre un pavimento uniforme, entonces tus neumáticos pueden necesitar balanceo. Una llanta desbalanceada afecta la calidad de rodaje del vehículo y puede acortar la vida de las llantas, los rodamientos, la suspensión y otros elementos. Cuando la vibración depende de la velocidad y comienza a sentirse a 70 km/h en adelante, entonces es probable quetengas un problema de balanceo.
La alineación es crucial para garantizar el mejor uso y rendimiento de tus llantas. Una alineación defectuosa provoca que el sistema de suspensión y dirección se desajusten. El síntoma más relevante es cuando el coche tira hacia el lado opuesto al que vos estás conduciendo, o si hay desgaste inusual de la llanta, así como una presión de la llanta incorrecta. Tu vehículo puede tener especificaciones de alineación delantera y trasera. Tu técnico especializado puede recomendarte el tipo de alineación para el vehículo.
 
Óxido o polvo en tus llantas?

 

Tanto el óxido como el polvo pueden impedir un ajuste adecuado de los tornillos yaflojar las ruedas con el tiempo. Cada vez que realices una rotación de llantas, asegurate de eliminar cualquier óxido o polvo de los lugares en los que la rueda se ajusta al vehículo y atornillá cada cosa según el manual del usuario. En caso de emergencia podés utilizar un trapo o una toalla de papel. Sin embargo, más adelante asegurate de usar una espátula o un cepillo de alambre de acero para que puedas retirar todo el óxido y el polvo. Después ajustalo todo de acuerdo a las especificaciones. Tené en cuenta que la rotación de las llantas no corregirá los problemas de desgaste causados por piezas mecánicas desgastadas o presión de aire incorrecta.

Como afecta la temperatura a tu vehiculo
Consejos para clima cálido
Tu vehículo requiere caminar a la par que las temperaturas estacionales. Asegurate de que tu vehículo esté listo para el verano y para los desafíos de las altas temperaturas.
 
¿Qué podés hacer?
  • Revisá tu banda de rodadura para evitar el uso excesivo y desigual.
  • El grado del aceite del motor puede ser modificado en función de las temperaturas estacionales.Comprobá en el Manual del usuario el grado de viscosidad del aceite recomendado para el motor de tu vehículo.
  • Comprobáel sistema de refrigeración - mangueras y radiador - en caso de que haya alguna fuga. Controlá el recipiente de recuperación del líquido de refrigeración que se encuentra en el motor una vez que se haya enfriado. Agregá el líquido de refrigeración recomendado en el manual del usuario.
 
¿Qué puede hacer nuestro equipo para ayudarte?
  • Podemos revisar tu sistema de A / C (Aire acondicionado).
  • Un cambio del filtro de aire puede ser necesario después de una temporada de frío donde alergias, resfriados, bacterias, hongos y otros organismos microscópicos permanecen atrapados. Una limpieza profunda de las superficies interiores también podría ser efectiva.
  • Durante el verano tu vehículo requiere exigencias mucho mayores y atención, incluso más de lo que podrías pensar. Por favor, visitá cualquiera de nuestros concesionarios o talleres autorizados Chevrolet con el fin de inspeccionar el vehículo antes de que la temperatura comience a elevarse.
  •  
  • Preparate para el frío
    Vos no saldrías en un día helado sin tu abrigo. Tu vehículo se enfrenta a retos similares cuando la temperatura disminuye. Así que, cuando la temperatura baja, el vehículo necesita cuidados especiales para hacer frente a estas temperaturas más bajas. Tomando algunas precauciones en los días fríos te ahorrarás complicaciones futuras.
¿Qué podés hacer?
El frío reduce la presión de los neumáticos, por lo quedebes controlar tus llantas con mayor frecuencia. A temperaturas bajas severas podrías necesitar cambiar el grado del aceite de tu motor. Leé el Manual del Usuario para determinar el grado de viscosidad recomendable necesario para el aceite del motor. Revisá los limpiaparabrisas. Las bajas temperaturas pueden romper las gomas del limpiaparabrisas, y el hielo sobre el parabrisas puede producir ranuras, disminuyendo su rendimiento. Si estás planificando un viaje, llevá una manta, ropa extra, una pequeña pala, una bolsa de sal para la carretera y una botella extra de líquido para limpiar el parabrisas.
¿Qué puede hacer nuestro equipo por vos?
Las bajas temperaturas afectan la eficiencia de la batería. La mayoría de los inconvenientes durante el clima frío ocurren porque la batería no proporciona potencia suficiente. Tu técnico de confianza puede verificar la batería y asegurarse de que los cables de la batería estén libres de corrosión. El invierno impone grandes exigencias al vehículo. Asegurate de que esté preparado. Visitá la red de concesionarios o talleres autorizados Chevrolet antes de utilizar el vehículo en temperaturas extremadamente frías.
Problemas con los frenos.
Hablando de mecánica

 

Los problemas en tu auto pueden indicar problemas pequeños o importantes del vehículo. Ponemos a tu disposición un glosario de los diferentes problemas que pueda tener tu vehículo, para luego permitir que un mecánico especializado pueda hacerse cargo de ellos y explicar con todo detalle lo que ha estado sucediendo.

Frenos
  • Frenos flojos: la distancia de detención parece incrementarse, provocando una distancia de frenado más larga, similar al frenado en alta velocidad.
  • Pedal de frenos bajos: el pedal de frenos debe apretarse mucho más lejos para que el freno funcione.
  • Pulsación del pedal de frenos: el pedal de frenos fluctúa a medida que se aplica el freno.
  • Coleado: el vehículo tiene una tendencia a moverse hacia la derecha o hacia la izquierda cuando se pisa el freno; el freno se acciona repentinamente cuando se aplica al pedal de freno una presión sostenida.
 
Motor

  • Parada: pérdida temporal del motor. El motor se apaga a intervalos regulares. Puede suceder repetida o intermitentemente, por lo general bajo gran aceleración.
  • Detonación: estallidos suaves o fuertes, que por lo general empeoran con la aceleración. El sonido es similar al estallido de pochoclos pero de mucha mayor frecuencia.
  • Autoencendido: el motor sigue andando luego de haber cortado el encendido. Funciona en forma despareja y puede producir ruidos como de golpes.
  • Corte: momentánea pérdida de respuesta cuando se presiona el acelerador. Puede suceder a cualquier velocidad. Generalmente es más severo cuando arranca estando parado. Puede hacer que el motor se “ahogue”.
  • Pérdida: pulsación o tironeo que cambia con la velocidad del motor. El escape hace un sonido de “escupida” cuando el vehículo no está en movimiento o a baja velocidad. Normalmente se siente cuando sobrepasa los 50Km/h.
  • Vibración: el motor funciona con deficiencia si se va a alta velocidad o con cargas pesadas. No acelera como se debe y pierde velocidad en las subidas.
  • Esponjoso: poco o nulo incremento de velocidad cuando se aprieta el acelerador. Después de varios intentos, eventualmente puede causar un incremento en la velocidad.
  • Ahogo: el motor deja de funcionar o se va muriendo. Puede suceder cuando el vehículo no está en movimiento o durante el manejo
  • Oleada: el vehículo se acelera y desacelera sin que haya cambios sobre el pedal del acelerador. Puede suceder a cualquier velocidad.
Conducción
  • Martilla: la suspensión se desliza hasta el extremo del recorrido y golpea contra los bujes. Se siente como un ruido sordo.
  • Juego excesivo: el volante debe girarse mucho más para que el vehículo responda.
  • Dirección dura: el vehículo es difícil de manejar, especialmente en la maniobra de estacionamiento o cuando recién entra en movimiento.
  • Tirón: el vehículo se mueve hacia un lado cuando se suelta el volante.
  • Hamacar: movimiento rápido de lado a lado de ambas ruedas delanteras que se siente en el volante.
  • Cabeceo: al vehículo le toma mucho tiempo recuperarse de las irregularidades de un camino “pastoso” o “esponjoso”.
  • Vibración: el vehículo “tiembla”.
  • Serpenteo: el vehículo “zigzaguea”, requiere frecuentes ajustes con el volante para mantener la dirección.

 
Olores y manchas
  • Pérdida de anticongelante o refrigerante: Generalmente se trata de un olor dulzón acompañado de vapor bajo el capó del motor.
  • Pérdidas: por ejemplo, manchas negras de consistencia pesada y gruesa.
  • Aceite quemado: olor grueso y pesado, a veces acompañado de humo debajo del capó del motor o por el escape.
  • Fugas de refrigerante: manchas amarillas, verdes, rosadas o anaranjadas, más livianas y delgadas que el aceite.
  • Aceite cigüeñales pérdidas de fluido hidráulico: manchas color marrón.
  • Cortocircuito eléctrico: olor acre, como el de tostadas quemadas.
  • Emisiones: olor sulfuroso pesado, como a huevo podrido.
  • Frenos/Embrague recalentados: olor a caucho quemado.
  • Recalentamiento: olor caliente y metálico generalmente acompañado de olor a anticongelante/refrigerante.
  • Pérdida de líquido de transmisión: manchas rojizas.
 

Guía de supervivencia en accidentes
En caso de sufrir un accidente en la carretera, te recomendamos que siga estas recomendaciones. Contá con los servicios mecánicos en cualquier concesionario o taller autorizado de la red Chevrolet.
Inmediatamente después del choque

  • Respire profundamente. Trate de relajarse (sabemos que es difícil). Luego asegúrese de que se encuentra bien. ¿No está lastimado? Fantástico. Ahora asegúrese de que nadie más en el auto, ni en el otro vehículo, esté lastimado.
  • Si hay lesionados, pida ayuda llamando al teléfono de emergencia. No abandone la escena de un accidente hasta que todos los asuntos hayan sido atendidos. Mueva su vehículo solamente si su posición lo coloca en peligro o si recibió instrucciones de un funcionario autorizado para hacerlo.
  • Dele a la policía, y a otros terceros involucrados en el accidente, sólo la información que soliciten. No converse espontáneamente sobre su condición personal, mental, o ninguna otra cosa no relacionada con el accidente. Esto le ayudará a protegerse ante posibles acciones judiciales posteriores al accidente.
  • Si su vehículo no funciona, averigue adónde se lo lleva el servicio de grúa. Pida una tarjeta al conductor de la grúa o anote el nombre de su conductor, de la empresa de auxilio y un número de teléfono.
  • Saque todos los artículos de valor del vehículo antes de que se lo lleve la grúa. Asegúrese de quedarse con la información de su compañía de seguros y de su póliza si lleva estos documentos en el vehículo.
  • Obtenga del otro conductor toda la información que necesite.
  • Elija un Concesionario Autorizado Chevrolet. Es la mejor manera de asegurarse de que tendrá repuestos originales Chevrolet.
  • Lea cuidadosamente el presupuesto de la reparación y asegúrese de que entiende el trabajo que se realizará en su vehículo. Si tiene preguntas, no dude en hacerlas para que le den una explicación. Los talleres de buenos antecedentes agradecen si se les da esta oportunidad.

La única manera de obtener Repuestos Originales Chevrolet es pidiéndolos usted mismo. Pregunte a su aseguradora o al taller que arregla su vehículo si será reparado con repuestos originales. Si la respuesta es positiva, estará recibiendo el valor, la seguridad, la durabilidad y la tranquilidad que espera. Si le dicen que utilizarán repuestos de otras marcas, tiene derecho a rechazarlos.


  • Si tu vehículo no funciona, averiguá adónde se lo lleva el servicio de grúa. Pedile una tarjeta al conductor de la grúa o anotá el nombre de su conductor, de la empresa de auxilio y un número de teléfono.
  • Sacá todos los artículos de valor del vehículo antes de que se lo lleve la grúa. Asegurate de quedarte con la información de tu compañía de seguros y de tu póliza si llevás estos documentos en el vehículo.
  • Obtené del otro conductor toda la información que necesités.
  • Elegí un Concesionario Autorizado Chevrolet. Es la mejor manera de asegurarte de que tendrás repuestos originales Chevrolet.
  • Leé cuidadosamente el presupuesto de la reparación y asegurate de que entendés el trabajo que se realizará en tu vehículo. Si tenés preguntas, no dudes en hacerlas para que te den una explicación. Los talleres de buenos antecedentes agradecen si se les da esta oportunidad.
  • La única manera de obtener Repuestos Originales Chevrolet es pidiéndolos vos mismo. Preguntá a tu aseguradora o al taller que arreglan tu vehículo si será reparado con repuestos originales. Si la respuesta es positiva, estarás recibiendo el valor, la seguridad, la durabilidad y la tranquilidad que esperás. Si te dicen que utilizarán repuestos de otras marcas, tenés derecho a rechazarlos.
Mantenimiento 
 
Conocé en detalle el servicio de mantenimiento de Chevrolet

Esta herramienta te ayudará a diferenciar la categoría de tu vehículo, su modelo y versión, así como el kilometraje y tu área de residencia actual. El resultado será un diagnóstico preliminar y el coste del mantenimiento corriente.
En el caso de tener alguna pregunta, por favor, dirigite a GRUPO MANSILLA el taller oficial CHEVROLET o a tu concesionario Chevrolet más cercano y dejá la salud de tu vehículo en las mejores manos.
Mantenimiento Km Chevrolet - Con esta herramienta podrás obtener un diagnóstico preliminar de tu vehículo